AQUEL PARÍS .
Fragmento de Nadie sabe qué Roma te encontrará
Ediciones Vitruvio. Colección Baños del Carmen. 2017

Dónde estará, por dónde andará olvidado
aquel sombrero
que entre guiños y risas compráramos ese día
– Marché aux Puces, Porte de Clignancourt
¿era París, París o éramos tan sólo
                          nosotros soñándonos en él? –
que luego tan poco
                          como tantas otras cosas, ¡ay!
tan
poco
has
                                                           querido usar.





SOTTO LA PIOGGIA .
Fragmento de Nadie sabe qué Roma te encontrará
Ediciones Vitruvio. Colección Baños del Carmen. 2017

Dulce, casi amorosa,
delicada acuarelista de lo ambiguo,
cae,
mansa,
la lluvia
empapando la tarde toda,
esbozando apenas
ese verso silente donde minian los sueños
su
destino.
                                                          Disculpa que mi soledad
                                                          no llegara jamás
                                                           a entender
                                                                                         la tuya.





VENECIANA I .
Fragmento de Nadie sabe qué Roma te encontrará
Ediciones Vitruvio. Colección Baños del Carmen. 2017

Ni antigua ni moderna, perpetua,
sempiterna,
abalconada al agua, a su hoy y a su pasado,
Venecia se adora a sí misma
lenta, pausada, ceremoniosamente,
preciada más que de su propia belleza,
– masoquista narcisa hasta el extremo –
de su orgullosa y soberbia decadencia,
anciana descocada y casquivana,
experta,
sabia,
avezada,
impenitente
                                                          cortesana.





DESVARÍO.
Fragmento de Papel de aguas.
Almud Ediciones de Castilla La Mancha.
Colección Añil Literaria. 2014





y
mañana
– bendita santa inconsciencia –
intentaremos de nuevo
apasionada
intensamente
que
nuestros actos
atrapen
– vano esfuerzo –
el
escurridizo
pez
del
tiempo







SILENCIO.
Fragmento de Papel de aguas.
Almud Ediciones de Castilla La Mancha.
Colección Añil Literaria. 2014





en
la tarde
más allá de la mirada
más acá
de
la
palabra
se percibe
la tenue
transparencia
del
silencio







ACECHO.
Fragmento de Papel de aguas.
Almud Ediciones de Castilla La Mancha.
Colección Añil Literaria. 2014





cuando el sol convierta su presencia
en
ascua fugaz                              reflejo etéreo seremos
(en su contemplación)
los
absolutos dueños
de
un
instante eterno







GÉNESIS.
Fragmento de Ámbitos.
Segundo Santos Ediciones. Cuenca, 2013

vástago
renuevo de sí mismo
nace
el
día
vacila                                 titubea
desconfía
y
al fin
alza
(despacio                                 lentamente)
su
rostro
su mirada cubierta todavía
con
la
primigenia binza
de
la espera





¿AYER?.
Fragmento de Ámbitos.
Segundo Santos Ediciones. Cuenca, 2013

ni plata como la luna
ni azabache cual su ausencia


dorado
(dorado arcaico)
cual el marco del espejo
donde la memoria encuadra
su asustado sonreír
y
acuna y acaricia
ese no sé qué de
infancia
que
aún
nos
resta

¿sabes tú dónde estamos, dónde estuvimos?





Fragmento de Plan de vuelo.
ExLibris Ediciones/Diputación de Cuenca. Madrid 2009

casi etérea la
fugaz
verdad de
tu presencia





Fragmento de Plan de vuelo.
ExLibris Ediciones/Diputación de Cuenca. Madrid 2009

en la incómoda parcela de
los pequeños silencios
tu
                                  puede ser
mi
                                  yo no
mi
                                  ¿no yo?





Fragmento de Plan de vuelo.
ExLibris Ediciones/Diputación de Cuenca. Madrid 2009

Ir por la vida como
el que
                                 dice
adiós





Fragmento de Plan de vuelo.
ExLibris Ediciones/Diputación de Cuenca. Madrid 2009

en la ciudad en la que
nunca
estuve
                                             se
amontonan los recuerdos
de lo que
                                 jamás ocurrió





HAY EN MADRID UN BAR PEQUEÑO.
Fragmento de Itinerarios..
Editorial Alfonsípolis. Colección Sueltos. Cuenca, 2008

Hay en Madrid un bar pequeño
(no te voy a decir dónde)
entre cuyos gastados espejos cobran cuerpo
las sombras de mil sueños extraviados.
A un lado de la barra, entre baldas polvorientas,
muere el tiempo y
en el otro
transitan agrios en los ojos sin vida de los parroquianos
los tristes trenes del
no puedo.
Mientras tanto, fuera, la nada, borracha,
se desangra en nieblas, innúmera de esquinas.
No te diré las veces mas es cierto,
en más de una ocasión allí
                                                            he estado.





SE TRATA DE UN INSTANTE AL BORDE DEL SUEÑO.
Fragmento de Itinerarios..
Editorial Alfonsípolis. Colección Sueltos. Cuenca, 2008

Se trata de un instante al borde del sueño
(para ser más preciso: en la frontera del sueño con la nada)
en el que el hombre, ese invento tenaz de la palabra,
se atreve a enfrentarse consigo mismo.
Se trata de un momento, sin duración mensurable,
en que las estructuras del orden y el concierto se trastocan
y a veces, sólo a veces, se vislumbra, confuso,
el rostro de la muerte.
Se trata de un soplo, de un lapso, un
santiamén, un
entreabrir y cerrar de la conciencia
en que el árbol se desplaza y el río se detiene;
es entonces cuando, en ocasiones, una brisa mínima,
casi imperceptible,
puede llegar a acariciarnos con el roce leve
de un amor nunca experimentado,
con la impalpable levedad
                                                             de
                                                                   una
                                                                      sonrisa.
Se trata de un rapto fugaz y transitorio en donde,
de una u otra forma,
                                                      Dios
                                                                            se hace presente.





TENSA PECULIAR HISTORIA .
Fragmento de Sólo pájaros en vuelo.
Editorial Alfonsípolis. Colección Poemas. Cuenca, 2003

tensa
peculiar historia
la del verbo
silueta perpetua en equilibrio
al filo
de
la acción
y
del

si

len

cio





COMO AGUA  COMO LLAMA.
Fragmento de Sólo pájaros en vuelo.
Editorial Alfonsípolis. Colección Poemas. Cuenca, 2003

COMO AGUA    COMO LLAMA
como agua    como llama
fluye   arde
se
estremece
en la duda
- aire sin fronteras –
la
palabra





EL DÍA QUE TODAS LAS MUJERES DEL MUNDO ME DESEARON.
Fragmento
El Toro de Barro. Cuadernos del Mediterráneo. Cuenca, 2000

El día que todas las mujeres del mundo me desearon
estaba de vacaciones; no pudieron encontrarme.
El día que todas las mujeres del mundo ansiaron mi presencia
y a casa por teléfono, por fax o por la red
llamaron en busca de una cita
tan sólo por respuesta hallaron el eco de su anhelo.
El día que todas las mujeres del mundo (todas menos una)
con pasión total reclamaron a coro mi presencia,
ese día – ese día justo – andaba yo ausente de
mi habitual domiciliada angustia y
no les pude siquiera decir no, lo siento, de verdad, no puedo ...
no, gracias, lástima, otra vez será ...

El día que todas las mujeres, en común pulsión,
me codiciaron
paladeábamos - ¿te acuerdas? – a sorbos breves nuestro
fugaz encuentro
(fine old scotch whisky)
en la pequeña, minúscula terraza de aquel café
- tu, yo y nadie –
en el Quartier Latin de un París condenadamente nuestro.

Fue justo entonces, en ese preciso momento,
cuando los pequeños locos de media mañana,
los tímidos gnomos callejeros,
salieron, sigilosos, de sus más ocultos escondrijos,
brincaron de la acera a la calzada y,
rompiendo sus horarios,
asaltaron sentimientos, desconectaron lutos, apalabraron besos
y superando el rítmico resuello de todas las rutinas
sembraron de esperanzas las adustas esquinas de las calles
destapando pomos de menta y regocijo detrás de cada verja,
a flor de cada seto.
Serios y grotescos, cual solemnes guardias cojos,
narraban los mirlos sus historias
cualquier encrucijada aprovechando.

Todo ocurrió – ocurría – un segundo antes, un instante después
del comienzo.
Todo tenía, al tiempo, lugar y no lugar y, casi sin saberlo,
se nos iba olvidando que estaba sucediendo.

(Fue – era - eso sí, cuando aún nadie
nos había descubierto)





RITMOS DE LUZ Y SOMBRAS.
Fragmento de Ritmos de luz y sombras.
Moset-García. Cuenca, 1996

Ala de luz, indaga la mirada
- al vértigo del dardo sometida -
la eterna maravilla en que lo uno
en lo vario se afirma y se desdice.
Al compás de la duda en que se mueve,
laberinto de ayeres y futuros,
el ánimo del tiempo tabalea.





DOMINGO.
Fragmento de “Como un vuelo”.
Borrador de Tránsitos. Diputación Provincial de Cuenca. Cuenca, 1993

Como un vuelo: como un vuelo de pájaros tus manos atraen la voz a mi garganta ansiosa de ser palabra incontrolada que derramarse consiga labio afuera como un beso. Y se mueven, temerosos, torpes, mis propios dedos atrás y hacia delante en un sí y un no, en un perplejo y aún tímido intentar descifrar lo indescifrable. Si ellos supieran modelar, como los tuyos, el vacío, darle alma… si acertasen a acotar en límites de aurora, silbo o aire… Quizá, quizá pudiese entonces lograr por un segundo (y después ya nada importaría) la verdad que ese cuerpo otro me hurta a cada esfuerzo sin siquiera pretenderlo, certeza nunca conseguida de mi piel en su piel tal vez porque mis manos no han sabido en ninguna ocasión amar bastante. ¡Qué distinta de la tuya este ansia en diez desesperadas quejas desgarrada que, por no saber querer ni amasar sueños, no alcanzará jamás a alcanzar lo inalcanzable.





VEINTISIETE.
Poema VEINTISIETE (de la primera parte) Cómico en faena en lona de palabras.
Ediciones Olcades. Colección César. Cuenca, 1982

Hay cosas en el aire. Cosas. Simplemente eso: cosas. Miradas color jade de muchachas, tarros de mermelada, discos de Frank Zappa, rosetones vidriados, pisadas de ratones descaradamente blancos y escaramuzas no por falsas menos groseras. Hay cosas en el aire. Cosas, simplemente eso. Bacterias nitrificantes, huesos viejos, ayes huérfanos, mecheros encendidos, manos enfundadas en guantes de calado etéreo, dedos cubiertos de sangre. Cosas. Cosas en el aire. Simplemente eso. Besos como sueños, golpes puros, patadas de lujuria, empanadas de orgullo, escaleras de cristal, hornos crematorios. Estómagos vacíos, versos perdidos, quejas como rastros, camiones desguazados, veredas de misterio, trochas sin final, compradores de esclavos. Hay cosas en el aire. Cosas, simplemente eso. Hay cosas en el aire, cosas. Y, además, el aire.





CUATRO COSAS DE MI GATO Y OTRAS MÁS.
El Toro de Barro. Nuevos Poetas. Carboneras de Guadazaón 1977

Mi gato, gato, gato.
Mi gato no tiene los ojos verdes ni nada de eso.
Mi gato no merodea, ni mucho menos.
Mi gato porta tirantes blancos
y por las noches mece su espera
con las antiguas, viejas palabras
que a los amigos a veces hacen parpadear.
Mi gato, gato, que en ocasiones
no sé siquiera qué cosa es
duele en el aire, duele en el tiempo,
duele en la aurora y en el café.
No zumba siempre la aspiradora
cuando a su lado se va a tender
y el ¡huy! de Ana y el ¡pschiss! de Pablo
qué hacer no saben si llega y llora,
si les demuestra que las canciones entre las selvas
ni por asomo suman un cien.
Mi gato, digo, no es como todos,
es… como él;
pinta sus uñas de claroscuro
con bien marcadas lunas luneras
trazando en seco
agudos signos interrogantes.
Con sus preguntas, para eso es gato,
se rasga el aire. Pues bien, hay gente,
uno, dos, tres,
puede que cuatro, cinco, seis,
que retroceden, corren, se alejan
cuando aparece y se deja ver.
Mi gato, gato, mi gato es
no sé si gato, no sé si es, no sé si sé.







CUATRO COSAS DE MI GATO Y OTRAS MÁS.
El Toro de Barro. Nuevos Poetas. Carboneras de Guadazaón 1977

Sólo existe lo que tiene nombre. Eso y mucho
más. Sólo muerde lo que porta dientes. Eso y
mucho más. Sólo porta dientes lo que muerde.
Sólo tiene nombre lo que existe. Sólo a lo que
existe y no sabemos decimos al nombrarlo lo
innombrable.





CUATRO COSAS DE MI GATO Y OTRAS MÁS.
El Toro de Barro. Nuevos Poetas. Carboneras de Guadazaón 1977

CABALLOS ROJOS          ROJOS CABALLOS
caballos verdes                          verdes caballos
                                              para el descanso
caballos blancos                      blancos caballos

                       luces                           luces
                       colores                 colores
                       focos   más   focos   más
                             también sabores

caballos ríen                                malos caballos
caballos lloran                          buenos caballos
caballos buenos                          lloran caballos
caballos malos                                ríen caballos
                    qué dentadura la del caballo



                                     OIGA
                                 un caballo
fuera dolores                                    dolores fuera
CON LOS CABALLOS     CON LOS CABALLOS





correo@joseangelgarcia.es | gatojagg@gmail.com
DESENFOQUE